14 de marzo de 2008: ocho años desde la “partida” de Chiara Lubich al Cielo. La recordamos con un escrito de Giordani, extraído de la sexta parte de Historia de Luz, que será publicada próximamente en el número 222 de Nueva Humanidad.

Chiara giovanni paoloLo que más le impactó a Foco fue Chiara misma: su sabiduría y su sencillez; su total pertenencia a Dios. Una creatura que vivía de Dios y quería actuar por la Iglesia.
Foco tuvo inmediatamente la impresión de una grandeza única, y se llenó de estupor al ver que las “popas” no daban señales externas de venerarla como a una superiora única. Pero era porque se relacionaban con ella como hijas naturales con la Madre reina, que ven la maternidad, pero ignoran la realeza: aún más, vivían en el mismo espíritu de la unidad, cultivado en un clima de absoluta humildad que hacía de todas uno: y en esa unidad, no advertían las diferencias.
La presencia de Foco -alguien que venía de afuera y no había participado de la formación- vino a darles una nueva conciencia de esta relación.
Hay una carta de Dori  -la segunda focolarina- que explica bien esta novedad.

Trento, abril de 1949

Querido Foco,
Quiero comunicarte de inmediato mi gratitud por tu visita y deseo hacerte saber la impresión que tu paso dejó en mi alma. Fue como si yo fuera una niña pequeña en brazos de su madre: no veía y no comprendía nada que no fuera ella misma. Cuando tú viniste, me sacaste de sus brazos y me pusiste en el suelo diciéndome: ¡mira cuán grande es tu madre!
Me revelaste algo de lo que instintivamente tenía conciencia, pero tu presencia me lo hizo comprender en toda su amplitud.
Gracias, Foco, y deseo de corazón que tú seas realmente el Fuego.
En Jesús,

Dori

 

La grandeza. Foco tuvo la impresión, de inmediato, de encontrarse frente al alma femenina más grande, en la línea de la santidad mariana. Y se dedicó a Chiara foco mammaestudiarla: por años la estudió; y no vio ninguna imperfección voluntaria en ella, era de una pureza y belleza marianas que crecían cada día más.
(…) La primera virtud que percibió el diputado en el Focolar, bajo la acción de Chiara, fue la pureza: aquellas creaturas eran ángeles. Delante de cada una hasta los libertinos se sentían desarmados y entreveían un poder superior, una belleza perdida, una zona inaccesible.
Pero la pureza era el medio, la atmósfera. Un aire matinal, transparente, en el cual ardía la caridad. Y ésta era la fuerza, que producía algo similar al calor de una llamarada encendida en la zona glacial. El Focolar era un cráter.
Aquellos que se acercaban, lo hacían porque se sentían atraídos por aquel calor que provenía de la gracia divina, y cuyo vehículo era la caridad. Personas de toda condición, edad, cultura, al acercarse descubrían un mundo nuevo, una realidad que quizás habían perdido en las fábulas o en épocas pasadas y, si cedían ante aquel encanto -aquel llamado misterioso, dulce y tremendo a la vez- descubrían en el prójimo al hermano y redimensionaban las relaciones humanas en el sentido de la fraternidad y la comunión. Los adversarios se reconciliaban, los ofendidos perdonaban, los pudientes compartían, los tristes encontraban nuevamente la alegría… Todos entraban a la casa de María -y su imagen se reflejaba en la presencia de aquellas jovencitas modestas, incansables, donadas a Dios- y allí encontraban a Jesús.
La felicidad, tan buscada en el dinero y en el sexo, en los vicios y en las drogas y, por ende, relegada entre los mitos, en olas de desesperación, aparecía en formas inesperadas con los dones de la sabiduría, que son los que sostienen en los momentos de prueba. Los hombres volvían a encontrar a Dios: eran hijos que regresaban al Padre y en el trayecto revivían la Iglesia, como Cuerpo Místico, con todas sus múltiples riquezas. 

 

Igino Giordani, Storia di Light

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.